Pool de Ganas en Proyectos Personales

Esta es una humilde reflexión con respecto a idear y encarar proyectos personales, algo muy habitual en los desarrolladores de software.
Quién, como desarollador, alguna vez no pensó e intentó realizar un supersistema, una aplicación o un sitio web para “conquistar el mundo”? Me animo a decir que todos.
Por suerte, el entusiasmo y la creación de proyectos personales es muy común en este mundillo, y por desgracia, también es muy común abandonarlos por la mitad.

Luego de unos años en este ámbito, por experiencia personal y de amigos, logré una especie de conclusión y receta que, al menos a mí, me ayudan a aumentar las posibilidades de terminar un proyecto personal.

Todo proyecto, por más personal y rudimentario que sea, se separa en etapas, aunque no las pensemos de esa manera. Cómo es eso? Llamo etapas a cada bloque o parte del proceso que cuenta con actividades diferentes entre sí, y por ende con entusiasmos y ganas diferentes.
Por ej: etapa de definición del sistema, etapa de investigación sobre cómo implementar algo, etapa de diseño de la base de datos, etapa de desarrollo de cada modulo, etc, etc.

Estoy convencido de que cada etapa tiene un tiempo de vida predefinido y un pool de ganas asignado de manera inconsciente, por naturaleza misma. Cuando vamos cambiando de etapa se van renovando las ganas, y se va manteniendo el entusiasmo en general del proyecto.

El entusiasmo está directamente ligado al tiempo de duración, es decir, si demoramos más de la cuenta en una etapa, las ganas asociadas empiezan a caer brusca y peligrosamente.
Es importantísimo tener presente esto, no tenemos que extender en tiempos una etapa, llegado el caso tenemos que cerrarla como sea, a costa de lo que sea. Sigue leyendo