Privacidad pública – Parte 1

A ver a ver… por donde empezar… esto va a ser una introducción historica bastante pobre; asique pido disculpas anticipadas al lector.

Digamos que el concepto de “Propiedad Privada” vino de la mano con el Capitalismo. Me explico: en un principio cuando había monarquía TODO pertenecia al rey; y punto. Las tierras, ganado o pertenencias eran del “enviado de Dios”. Con las revoluciones de burgueses y campesinos; luego de hacer rodar varias cabezas, vino el paso a la republica-democracia donde cada ciudadano empezó a tener sus pertenencias; sus ovejas, tierras y mujer!.
Luego -adelantando las agujas-; tanto el obrero como el empresario tuvieron su salario (unos más o menos abundantes que otros) y con ese dinero cada uno podía adquirir sus alimentos para sobrevivir; y alguno que otro se pudo construir una pileta en el patio trasero de su casa, comprar una camionetita o un plasma…

En algo tan importante deviene la propiedad privada; que la ley misma nos da DERECHO (?) a disparar a sujetos eventuales que quieran entrar en nuestra casa sin nuestro permiso (también conocidos como “ladrones”).
Las cartas y el correo electrónico también son privados, y nadie puede violar ese mensaje, ya que estaría fuera de la ley.

Cuando llegó internet; surgieron cientos de cuestiones de seguridad y privacidad. Como primera medida; tenías que tener tu Usuario y Clave para conectarte con el modem de 36.600 a un ISP. Tu cuenta de Mail, registrarte en un concurso o foro, requerían claves, y todos contentos porque seguíamos protegiendo nuestra identidad e información privada.

Entonces surgió un nuevo panorama: mejoras en las velocidades de internet, cámaras digitales con gran capacidad de almacenamiento y el surgimiento de los Fotolog, seguido por las redes sociales, sumado a las nuevas generaciones que vienen mamando la red desde sus nacimientos. ¿Resultado de todo esto? una vuelta a la monarquía de la población… pero insólitamente, ¡de forma voluntaria!.

CONTINUARá…

4 pensamientos en “Privacidad pública – Parte 1

  1. Uhm… interesante paralelismo… peeeeeeeeeero:
    hasta donde yo sé (que desde ya digo que no es mucho) las “medidas de seguridad” siguen existiendo, lo que quizás ha ido desapareciendo es el “pudor” de los usuarios.
    Parece que desde la intimidad que nos da escribir sentados en el sofá de casa o en la sillita con ruedas de la oficina no nos damos cuenta del alcance de las cosas que soltamos desde nuestras teclas.
    Hemos perdido la verguenza? o es que hoy en día todo se mueve tan rápido que tenemos que recurrir a interlocutores anónimos para seguir en contacto con la sociedad?
    Salimos corriendo al trabajo, comemos casi sin tiempo de masticar, vuelta a la oficina, “x” horribles minutos de tráfico desesperante hasta nuestro (normalmente caótico) hogar, unas horas de sueño y se cierra un ciclo más.
    Y en medio de todo ésto resulta que surgen estos rincones que te permiten asomar la cabecita al mundo en cuestión de segundos (porque el bien más cotizado hoy en día no es el petróleo, es el tiempo!!)
    Y ahí aparecen la inercia o la codicia, según el caso; empiezas por tu cuentitia de mail, a la que le sigue en MSN/Skype, de ahí al blog y toda gama de facebook/hi5/twenti…. Y cuanto más tienes, más quieres, porque parece que comer rascar y teclear todo es empezar.
    Hasta que un día te das cuenta de que has formado a tu alrededor otro grupito social más: hoy todos tenemos nuestro amigos de la infancia, los de la secundaria, la universidad, el trabajo…. e internet!!!
    Y eso genera derechos y deberes. Y hecha la norma hecha la trampa, porque habrá de aparecer algún estúpido que encuentre entretenido rebuscar en tus datos personales, con o sin afán de lucro, que no sé qué será peor.
    Y en esas andamos, elevando el instinto gregario a la máxima potencia y abriendo las puertas de nuestra intimidad a TODO el mundo, bien por exhibicionismo, bien por pura incosciencia.

    Espero ansiosa la segunda parte del post! Y con las misma ansiedad espero que no trafiquéis con mis datos…. jajjajja!

  2. @Busanana creo que como vos decis “hemos perdido la verguenza”… Es curioso lo que comentas acerca de “interlocutores anónimos para estar en contacto con la realidad”! eso da como para todo un post sobre eso; porque termina siendo una especie de Matrix, en la que nuestro presente es virtual, y nuestra realidad en unos y ceros. (Ojo con Google Maps! jaja)
    Sobre el “estúpido” que recopile nuestros datos personales, te cuento que es lo que está de moda en las oficinas de RRHH y también sobre eso habla(rá) la 2da parte. Es muy comun que realicen búsquedas laborales a través de LinkedIn.

    Sobre tus datos Personales, ya te tenemos catalogada y estudiamos tus movimientos de cerca.. jajja.. nooo mentira!!… en realidad, vos solita nos vas a estar diciendo tu Georeferencia con la próxima API de google que salga jaja..

    Saludos y gracias por el -más que interesante- comentario

  3. Pingback: Privacidad pública – parte 2 | El tecnoloco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *