Gamification: convierte tu vida en un juego

En los últimos años comienza a surgir en las aplicaciones y en la web una fusión entre vida real, social media y comportamientos “in game”. Es la llamada Gamificación.


Definición

La definición de Gamification es: Aplicar las mecánicas de los videojuegos (y técnicas de diseño de videojuegos) en otros campos para resolver problemas o “enganchar” a los usuarios.

Estas mecánicas consisten en recompensar a los usuarios con puntos, insignias y premios virtuales a medida que interactúan y se divierten con los contenidos y productos que se quieren promover.
Básicamente se incentiva a “jugar” para obtener recompensas. Generalmente se indican objetivos de gradual dificultad y al alcanzar uno, se tienta al usuario a seguir para alcanzar el próximo y mejorar su status o conseguir más créditos.

Foursquare, checkins y Alcaldía

El caso emblemático es Foursquare, una sencilla aplicación para móviles que se transformó en una monstruosa red social gracias al poder de la Gamificación. Sus principios son muy simples: ganas puntos por registrarte (check-in ) en un sitio real geolocalizándote con el móvil. La app incentiva a convertirte en el “Alcalde” e ir desbloqueando diversas “chapas” cuanto más utilizas la aplicación y compartes tus localizaciones en la red.

Engadgement

Como resultado, se logra el user-engagement, es decir, fidelizar al usuario y tenerlo “atrapado” en tu app, web o sistema. El propio jugador es tu fan y te ayuda a difundir tu marca gracias a una satisfactoria experiencia.
En 2010 Yahoo, Microsoft y Facebook se interesaron en la Gamificación de experiencias y el Marketing lo incorpora como herramienta para lograr “Social Monetization”.

Mecánicas

Algunas mecánicas que aplican los videojuegos son:

  • Puntos (o monedas): los irán consiguiendo a medida que avanzan y deberán incentivarlos a alcanzar topes para conseguir premios o canjearlos en el mundo real.
  • Logros: se convierten en refuerzos positivos para los usuarios que se esfurzan. Tambien puede mejorar su reputación.
  • Niveles o Status: desbloquea nuevas modalidades de juego, logro y premios para el usuario.
  • Misiones: son una cadena de objetivos intrincados a cumplir para obtener recompensas.
  • Concursos: un conjunto de misiones que realizadas en menor tiempo o con mayor puntaje devienen en mayores recompensas o mejor reputación.
  • Tabla de Puntos: para destacar a los mejores usuarios y que puedan ser reconocidos en la comunidad, además incentiva al resto a querer superarse y alcanzar la cima.

La web BadgeVille -una empresa que permite Gamificar tu web/negocio- dice que gracias a estas técnicas se logra obtener un aumento de 300% de contenido generado por los usuarios, 500% de incremento de actividad en redes sociales (por ej. compartir, o “me gusta”) y 100% más de tiempo en tu sitio.

Nueva vieja tendencia

Las empresas líderes están impulsando “la diversión” como modo de realizar el trabajo.

Los comercios de ventas vienen utilizando la gamificación hace años: incentivos al que más vende, reconocimiento al empleado del mes, comisiones a quien consiga más clientes y tablas de puntos o rankings de los mejores vendedores.

La gamificación no es sólo para aplicar en clientes!, también los propios empleados.

El proceso de gamificación está ahora llegando a nuevos terrenos: educación, turismo, sector bancario y sevicios financieros.

Varios frentes de juego

La gamificación deberá abordar 4 etapas del ciclo de vida del usuario:
1-Usuario nuevo, introduccion a la modalidad y/o tutorial
2-User engagement (enganchar al usuario)
3-Conversión de usuarios (por ej. de gratuito a pago o compartir en redes, etc)
4-Retener a los “power users”.
Para cada etapa se deberán utilizar técnicas diferentes para conseguir que funcionen.

Si bien es una metodología bastante nueva, que está ganando terreno y de la que se proyecta que recaudará billones de dólares desde ahora y hasta al menos 2016, si vas a gamificar tu web, empresa o comercio, el último consejo que dan los expertos es: no abuses de la gamification!

Escrito por: Juan Ignacio Bagnato

.

Algunos artículos recomendados:

.