Popego, el ego popular al alcance de la mano

Logo de Popego

.

Las primeras noticias que tuve de Popego, decían que Santiago Siri había alcanzado ubicar un sitio Argentino entre los mejores 50 del mundo en el prestigioso certamen de TechCrunch. Me sorprendió, me llenó de alegría oir acerca de lo bien que se estaba posicionando un sitio web compatriota a nivel global.


¿De qué se trata? ¿Cómo lo logró? ¿Cuánto abarca? ¿es negocio? fueron las primeras preguntas que me hice.

Para empezar, el sitio tiene un nombre que lo describe de pies a cabeza: Pop Ego.
En esta nueva (vieja?) era de las redes sociales, de la comunicacion fluida entre personas, contactos, referentes, el navegante se encuentra plagado de sitios y servicios para alimentar su Ego. Su “yo”.  Sus fotos, sus videos, sus historias, sus comentarios, sus opiniones, sus votos. La idea genial de este sitio es la de nuclear los diversos servicios en los que está suscripto el egocéntrico navegante y concentrarlos en un Autoblog.

Pero eso es seguro? y mi privacidad?

equalizador de tus gustos

Sí sí si… es bien seguro, quedese tranquila señora. Dos cosas; la privacidad ya casi que no existe, sobretodo en los adolescentes y las nuevas tribus internet-social-emergentes la búsqueda de la POPularidad está en la exposición y segundo; el sitio del hermano de Liniers sólo accede a perfiles públicos del usuario, sin solicitar usuario ni contraseña de otros servicios.
Si tenés un album en Flickr o Picassa (o en ambos!) sabes que les podés configurar el alcance de privacidad deseado para que el album sea público o restringido a las personas que vos designes. En caso de que las fotos sean públicas, entonces le podes decir a Popego “Hey Popego!, conocé más sobre mi perfil en mi Album público de Mar del Plata”.
De igual manera, podemos decirle a Popego que revise nuestros servicios de videos de YouTube, de Blog, de Reader, Delicius, Twitter y muchos otros servicios (Facebook coming soon).

Y eso no es todo.

Con toda esa Bola de Datos, de tags, de keywords, de imagenes y material multimedia el sitio de la carita feliz naranja no se conforma. Quiere más. Y va por más.
Personalmente me parecia buenisima la idea hasta ahí, hasta el autoblog con mis items de diversos servicios concentrados en un lugar.
Pero parece que al muchachito de los lentes se le dió por avanzar y mejorar la idea. Tal vez ahí está el quiebre para lograr a ser unos de los 50 mejores sitios del 2008.

Popego toma nuestros “likes” (gustos), procesa nuestro perfil y nos provee de nuevos datos. Claro, cuando nosotros suscribimos nuestros servicios a su vez le estabamos diciendo “Hey Popego, a mi me gusta leer ciencia ficción, mi idioma es el español, mis tags son Informática y Arte, leo noticias sobre cine”. Entonces él se encarga de revisar y revolver en la red para encontrarnos Feeds, noticias, imagenes y videos que se asemejen a nuestros gustos.

Popego se convierte en un asistente personal, que trata de entendernos, cómo somos, qué nos gusta, qué no y hace malabarismo para el Rey, perdón, quise decir para el internauta.

Arlequin haciendo malabarismo para entretenernos

Privacidad pública – parte 2

Como contaba en la primera parte, a partir de las nuevas tecnologias, el acceso a internet y los gadgets, la sociedad sufrió grandes cambios culturales y entre sus evolutivas tendencias apareció la de mostrarse, venderse y publicar “libremente” su información personal, sus preferencias, sus virtudes y vergüenzas.

público

Por estos días que corren, los adolescentes -que son quienes impulsan las modas- eligen la exposición. Elijen mostrarse. Elijen la privacidad pública. Sigue leyendo

Privacidad pública – Parte 1

A ver a ver… por donde empezar… esto va a ser una introducción historica bastante pobre; asique pido disculpas anticipadas al lector.

Digamos que el concepto de “Propiedad Privada” vino de la mano con el Capitalismo. Me explico: en un principio cuando había monarquía TODO pertenecia al rey; y punto. Las tierras, ganado o pertenencias eran del “enviado de Dios”. Con las revoluciones de burgueses y campesinos; luego de hacer rodar varias cabezas, vino el paso a la republica-democracia donde cada ciudadano empezó a tener sus pertenencias; sus ovejas, tierras y mujer!.
Luego -adelantando las agujas-; tanto el obrero como el empresario tuvieron su salario (unos más o menos abundantes que otros) y con ese dinero cada uno podía adquirir sus alimentos para sobrevivir; y alguno que otro se pudo construir una pileta en el patio trasero de su casa, comprar una camionetita o un plasma…

En algo tan importante deviene la propiedad privada; que la ley misma nos da DERECHO (?) a disparar a sujetos eventuales que quieran entrar en nuestra casa sin nuestro permiso (también conocidos como “ladrones”).
Las cartas y el correo electrónico también son privados, y nadie puede violar ese mensaje, ya que estaría fuera de la ley.

Cuando llegó internet; Sigue leyendo